Mejorar el conocimiento sobre las plantas a través de la indagación

Currículo

Kate Whittington, kate.whittington@bgci.org | 19/08/13 | Londres, Reino Unido

¿Has escuchado alguna vez el término de "plant blindness" o "ceguera de las plantas"? No, no es una enfermedad, sino un concepto descrito por Wandersee y Schlusser en 1998 que significa "la incapacidad para ver o notar las plantas de nuestro propio entorno".

Este curioso fenómeno está generalizado, especialmente teniendo en cuenta la importancia que tienen las plantas para la vida cotidiana de todos los animales, incluidos los humanos. Sin embargo, la mayoría de los niños/as prefieren visitar un zoológico antes que un jardín botánico ya que los animales son considerados más interesantes mientras que las plantas se ven como algo pasivo o inferior.

Para combatir estas percepciones negativas hacia las plantas Nantawanit et al., (2012) desarrollaron una unidad didáctica basada en la indagación centrada en sus mecanismos de defensa

Nantawanit et al., partían de que las plantas son pasivas e incapaces de responder a los estímulos biológicos, como los ataques de microorganismos e insectos herbívoros. La unidad didáctica persigue los siguientes objetivos:

•  Investigar la efectividad de la unidad en la comprensión de los mecanismos de defensa de las plantas por parte de los alumnos.

•  Determinar si la unidad aumenta el interés de los alumnos por el estudio de las plantas.

•  Determinar la efectividad del método de enseñanza constructivista usando un enfoque basado en la indagación.

La unidad didáctica se probó en 2008 en una clase de 31 estudiantes (22 chicas y 9 chicos) de 17 a 18 años en Tailandia. Las percepciones de los estudiantes con respecto a las plantas y sus mecanismos de defensa se ​​evaluaron una semana antes del inicio de la unidad a través de entrevistas y una encuesta.

The Fighting Plant Learning Unit:

La unidad consistió en actividades secuenciales basadas en la indagación: compromiso, experimentación, toma de datos, debate, lectura activa y aplicación. Éstas se pusieron en marcha a través de 6 sesiones consecutivas de 120 minutos.

El profesor comenzó lanzando las siguientes preguntas: "¿Pueden defenderse las plantas?" y "¿Cómo se defienden las plantas contra los patógenos?" mientras hacía referencia a ejemplos sobre la respuesta de plantas y especímenes vivos de frutas y verduras infectados por hongos patógenos. Los estudiantes tuvieron entonces que intercambiar ideas y presentar a la clase un experimento para responder a esas preguntas.

A continuación los estudiantes llevaron a cabo un experimento de laboratorio, inoculando levadura a chiles, incubándas, observando la respuesta de la planta y la extrayendo de tejido para identificar el tipo de defensa química y sus propiedades anti-microbianas. 

Después, el profesor nombró experimentos similares llevados a cabo por científicos y pidió a los alumnos que predijeran los resultados y que los explicasen. Los alumnos evaluaron sus explicaciones y analizaron las alternativas.  

Finalmente, los estudiantes debatieron sus conocimientos recientemente adquiridos con sus compañeros, llevaron a cabo una lectura activa de artículos científicos y consideraron las aplicaciones potenciales de los mecanismos de defensa de las plantas. 

Por último, los alumnos elaboraron mapas conceptuales para examinar si habían entendido el tema y volvieron a rellenar la encuesta que realizaron al principio. Una semana después, se seleccionó aleatoriamente a 16 estudiantes que contestaron a una entrevista para conocer cómo habían cambiado sus percepciones respecto al estudio de las plantas y su actitud frente a este método de enseñanza.

Resultados:

Más del 80% de los estudiantes respondieron positivamente hacia una mayor apreciación de las plantas, viéndolas como organismos activos y adquiriendo un nuevo entendimiento sobre sus mecanismos de defensa. También indicaron una preferencia por el aprendizaje a través de las investigaciones científicas y experiencias "manos a la obra" en lugar de recibir pasivamente la información. 

¿Existe todavía esperanza en que podamos cerrar la brecha entre nuestra aparente preferencia por los animales frente a las plantas? Este estudio es un ejemplo de cómo hacer frente al desconocimiento de las plantas y de dómo utilizar la indagación para fomentar el interés de los estudiantes por la botánica.

Photo credit: http://www.flickr.com/people/tambako/

COMENTARIOS

No hay comentarios. Sé el primero en comentar.
¿Quieres comentar? Necesitas registrarte o iniciar sesión en INQUIRE

Iniciar sesión      REGISTRARSE

Accesibilidad

              

Apoyado por

  Share on Facebook